Que Ni Siquiera La Muerte Nos Separe

Una pareja de ancianos que vivía en un asilo en Dayton, Ohio, falleció con 11 horas de diferencia el mismo día, y el fin de su historia de amor reflejó su devoción durante 65 años de matrimonio.

Harold y Ruth Knapke murieron el 11 de agosto en la habitación que compartían, días antes de su 66to aniversario de bodas. Él tenía 91 años; ella 89.

Las hijas de la pareja creen que su padre decidió quedarse junto a su esposa a pesar de su deteriorada salud hasta que pudieran dar el siguiente paso en su viaje juntos. Él se fue primero -sus hijos lo vieron como su “acto final de amor”- y ella siguió.

Su hija Margaret Knapke dijo que: “Creemos que él quería acompañarla hasta el final de su vida y hasta la siguiente, y así lo hizo”.

La pareja se conoció cuando eran niños y comenzaron su noviazgo por cartas, cuando Harold, conocido como “Doc”, estuvo en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial. Ruth después bromeaba diciendo “lo dejé que me persiguiera hasta que ¡lo atrapé!”.

Harold trabajó de maestro, entrenador y director atlético en las Escuelas Fort Recovery.

No Comments Yet.

Leave a reply