Panamá detuvo al buque norcoreano la semana pasada y descubrió armas de Cuba

Panamá-CubaAyer, varios senadores estadounidenses buscaban aumentar la presión sobre el Gobierno del presidente Obama para que responda después del hallazgo de equipamiento militar en un buque norcoreano en Panamá que fue cargado en Cuba. Marco Rubio, un republicano miembro del comité de Relaciones Exteriores del Senado, dijo que el Gobierno debería revertir una decisión de enero del 2011 que alivió algunas restricciones de viajes y remesas enviadas a Cuba y dejar de otorgar visas a funcionarios del Gobierno cubano. En forma separada, el demócrata Robert Menendez, presidente del comité de Relaciones Exteriores, afirmó que el asunto debería ser enviado al Consejo de Seguridad de la ONU para su revisión. Tanto Rubio como Menendez son cubano-estadounidenses conocidos por ser duros críticos del Gobierno comunista de Cuba.

Panamá detuvo al buque norcoreano la semana pasada y descubrió armas de Cuba bajo sacos de azúcar morena, lo que provocó preocupaciones de que La Habana habría violado el embargo de armas de la ONU sobre Pyongyang. Cuba afirmó que se trataba de armas “obsoletas” de la era soviética que estaban siendo enviadas a Corea del Norte para ser reparadas.

Según expertos internacionales en armas, la explicación de Cuba de que enterró anticuados sistemas armamentísticos bajo toneladas de azúcar y los envió de vuelta a Corea del Norte para ser reparados tiene cierta credibilidad, pero deja inquietantes interrogantes.

Usando información de los servicios de inteligencia que no ha sido revelada, Panamá confiscó el 11 de julio un viejo barco de carga norcoreano, el Chong Chon Gang, construido hace 34 años, cuando se encaminaba al Canal de Panamá del lado del Caribe, camino al Pacífico y a su destino final, Corea del Norte.

Escondidos debajo de unos 240.000 sacos de azúcar morena cubana, las autoridades panameñas encontraron contenedores con partes de un sistema de radares para un sistema misilístico tierra-aire, en aparente violación de sanciones de las Naciones Unidas que prohíben a Corea del Norte importar armas o misiles sofisticados.

Corea del Norte no comentó el episodio, en el que 35 norcoreanos fueron detenidos luego de resistir los esfuerzos de la policía por interceptar el barco en aguas panameñas, según el gobierno panameño. El presidente panameño Ricardo Martinelli indicó que el capitán tuvo un paro cardíaco e intentó suicidarse.

Casi 24 horas después de que Panamá anunciara el hallazgo, Cuba reconoció en la noche del lunes que el barco contenía 240 toneladas métricas de “armas defensivas obsoletas”: dos sistemas de misiles antiaéreos Volga y Pechora, nueve misiles “en partes y repuestos”, dos Mig-21 Bis y 15 motores de esos aviones. El equipo debía ser reparado en Corea del Norte y devuelto a Cuba.

Neil Ashdown, analista de IHS Jane’s Intelligence, dijo que: “Es posible que estuvieran enviando estos sistemas para su reparación y modernización. Pero de todos modos hay cosas en ese barco que podían quedarse en Corea del Norte”.

Según expertos, Corea del Norte está en condiciones de reparar y modernizar equipo militar de la era soviética y es sabido que ofrece ayuda técnica a cambio de materias primas como azúcar.

También es de común conocimiento que los norcoreanos tratan de burlar las sanciones y conseguir repuestos para sus propios sistemas armamentísticos, particularmente aviones de combate Mig. Eso deja abierta la posibilidad de que, en lugar de usar efectivo, Cuba estuviese pagando por reparaciones con azúcar y equipo para aviones, indicaron los especialistas.

El embajador británico ante la ONU Mark Lyall Grant dijo ayer que “cualquier transferencia de armas a Corea del Norte, por cualquier razón, violaría las sanciones. Por lo tanto, hay que resolver varios interrogantes”.

Diplomáticos de la ONU que hablaron a condición de no ser identificados por lo delicado del tema dijeron que si Cuba quería enviar armas para ser reparadas y devueltas, hubiera debido solicitar un permiso especial a la comisión del Consejo de Seguridad que supervisa el cumplimiento de las sanciones.

Hugh Griffiths, experto en tráfico de armas del International Peace Research Institute de Estocolmo recordó que en el 2010, la armada sudafricana interceptó un cargamento de tanques de motores que eran transportados de Corea del Norte al Congo-Brazzaville:
“Es sabido que los norcoreanos se dedican a esto. Reparar y modernizar (armas). Eso es lo suyo”.

Agregó que los norcoreanos ofrecen esos servicios a cambio de materias primas como azúcar cubana o, en otro ejemplo documentado, arroz de Mianmar.

Griffiths dijo que: “Da la impresión de que fue claramente una violación a las sanciones de la ONU y por eso trataron de camuflarlo y esconderlo. Es equipo militar prohibido por las sanciones de la ONU, de modo que, sin importar si el pago es mediante un canje o con dinero en efectivo, constituye una violación”.

Los misiles antiaéreos, los sistemas de radares y los MiG-21 de la era soviética son lo suficientemente complejos como para requerir ajustes de fábrica periódicos además del mantenimiento normal.

Corea del Norte ha desarrollado una industria armamentística que produce misiles y otras armas derivadas de viejos diseños soviéticos y ha encontrado clientes en países que no pueden pagar por armamentos más modernos.

Cuba no sería el único país que envía armas para su reparación en el exterior. En junio del 2012, un barco operado por rusos que transportaba tres helicópteros sirios de la era soviética reparados en Rusia fue forzado a devolverse luego de que una aseguradora británica comprobó su carga.

Además de reparar y modernizar equipo vetusto, Corea del Norte tiene un largo historial de comprar y vender sistemas armamentísticos en todo el mundo, especialmente en países en desarrollo del Medio Oriente, Africa y el sudeste asitático.

Se dedica mayormente a la venta de misiles de corto y mediano alcance, pero se cree que en años recientes hay poco movimiento en el mercado de sistemas misilísticos.

Ello se debe en parte a las presiones y sanciones internacionales que prohíben las exportaciones de armas porque los norcoreanos realizaron tres ensayos nucleares a partir del 2006 y dispararon varios proyectiles de largo alcance. Las ventas, por otro lado, podrían haber mermado por la mala calidad de las armas tipo soviético que produce Pyongyang.

Según el fiscal de drogas Javier Carballo, las autoridades panameñas dicen que podría tomar una semana revisar el barco, dado que por ahora solo examinaron uno de sus cinco depósitos de contenedores. Han pedido las ayuda de inspectores de la ONU, Colombia y Gran Bretaña.

Fotos del cargamento del barco muestran un tubo verde que parece ser una antena horizontal de un radar SNR-75 “Fan Song”, usado para guiar misiles disparados por el sistema SA-2 que poseían las naciones del Pacto de Varsovia y de la era soviética.

Cuba dijo en un comunicado el martes: “Los acuerdos suscritos por Cuba en este terreno se sustentan en la necesidad de mantener nuestra capacidad defensiva para preservar la soberanía nacional”.

Agregó que Cuba sigue comprometida con las leyes internacionales, la paz y el desearme nuclear.

Bajo las actuales sanciones, todos los miembros de la ONU tienen prohibido suministrar, directa o indirectamente, armas, misiles o sistemas de misiles y equipo y tecnología a Corea del Norte, con excepción de armas livianas o pequeñas.

La resolución más reciente, aprobada en marzo luego de un nuevo ensayo nuclear de Pyongyang, autoriza a todos los países a inspeccionar la carga de barcos que atraviesan un país procedentes de Corea del Norte o que se dirigen a esa nación si hay información verosímil de que pueden llevar cargamentos que violarían las resoluciones de la ONU.

A principios de julio, un alto general norcoreano, Kim Kyok Sik, visitó Cuba.

El barco Chong Chon Gang, por otro lado, ha sido detenido varias veces bajo sospecha de que transporta drogas y municiones.

 

No Comments Yet.

Leave a reply