Jul 032013
 

underwater-internetSegún dio a conocer la estatal Radio Nederland, la necesidad de estar conectado en todos lados y a toda hora ha llevado a la vanguardia científica holandesa a desarrollar la posibilidad de tener una conexión acuática de Wifi, algo que promete revolucionar las comunicaciones bajo el agua.

El Ministerio de Defensa de los Países Bajos junto con el prestigioso TNO, uno de los institutos de investigación más prestigiosos del país, anunciaron que trabajarán en lo que denominan “underwaterinternet”, es decir, “internet bajo el agua”.

Este sistema deberá permitir y garantizar la comunicación inalámbrica desde las profundidades del mar. Organizaciones de Alemania, Italia, Noruega y Suecia están participando también en las investigaciones realizadas por Holanda.

Según los expertos holandeses, este “WiFi líquido” podría ser utilizado, por ejemplo, para manipular robots bajo el agua en la realización de trabajos delicados como es la limpieza de minas explosivas en el fondo del océano; los buzos en tareas militares podrían enviar imágenes para ser analizadas de forma inmediata en un centro de crisis; o bien perfeccionar el control del tráfico marítimo.

También resultaría fundamental para uso militar y en el intercambio inmediato de datos en caso de catástrofes marítimas.

A pesar de que el sistema se encuentra en una etapa incipiente, los primeros experimentos son prometedores. Frente a las costas de Cataluña, España, se han podido enviar datos, tanto sonido como imagen, a través de ondas de sonido, que a diferencia de las ondas de radio convencionales, pueden ser utilizadas bajo el agua.

Para entenderlo de forma más clara, es la manera en que se comunican las ballenas y los delfines. Es decir, a través de la emisión de ondas de sonido que recorren grandes distancias en las profundidades del océano.

Maarten Lörtzer, investigar del TNO, explica que el mayor desafío no es el envío de los datos, sino en la recepción de los mismos. La cantidad de factores de interferencia presentes en el agua es algo que mantiene ocupados a los científicos.

Estas interferencias dificultan que los datos remitidos puedan adquirir su “forma original”. En esta fase, la información enviada podría ser interceptada fácilmente por terceras personas. En otras palabras, la seguridad en el tráfico de datos todavía no está garantizada.

Para 2014 se esperan nuevas pruebas a realizarse en Alemania e Italia. Las previsiones hablan de que el “WiFi líquido” podría ser empleado en pocos años, principalmente para uso militar.

 Leave a Reply

(required)

(required)