Jun 122013
 

C-Span2 En Vivo

http://www.c-span.org/live-video/c-span2/

Charles Schumer, Dem. NY Sen.El Senado comenzó formalmente ayer a debatir una reforma migratoria que concedería la opción de la naturalización a 11 millones de inmigrantes sin documentos, horas después de que el presidente Obama exhortó a los legisladores a aprobarla.

Despues de aprobar 82-15 una medida de procedimiento, el pleno del Senado inició el debate de un proyecto de ley redactado por un grupo bipartidista de ocho senadores que busca condicionar a un reforzamiento de la seguridad fronteriza la opción a la naturalización de los 11 millones de inmigrantes sin papeles que no tengan prontuario policial, que paguen multas por 2.000 dólares y que pasen 10 años con un estatus provisional que les permita trabajar y viajar al extranjero.

Los ocho autores del proyecto en el Senado se han mantenido unidos hasta el momento para rechazar enmiendas que pondrían en riesgo la esencia de su iniciativa, pero varios senadores preparan enmiendas sobre asuntos polémicos como seguridad fronteriza, pago de impuestos atrasados y seguro médico.
El jefe de la bancada republicana, el senador por Kentucky Mitch McConnell, dijo ayer que el proyecto de ley incluye “errores serios”.

“Votaré a favor de debatirlo y de enmendarlo, pero en los próximos días serán necesarios cambios importantes en este proyecto de ley si ha de convertirse en ley. Estos incluyen, pero no se limitan, a las áreas de seguridad fronteriza, beneficios gubernamentales e impuestos”.

Uno de los ocho autores del proyecto de ley, el demócrata por New York, Chuck Schumer, dijo a los senadores que critican a la iniciativa por considerar que no garantiza de manera adecuada la seguridad fronteriza que “si tienen una mejor idea, díganla”.

“Ustedes pueden discrepar sobre si el proyecto de ley logra lo suficiente, pero no digan que no hace nada”.

El grupo de ocho senadores que redactaron el proyecto lo completan los demócratas Michael Bennet, de Colorado; Dick Durbin, de Illinois; y Bob Menéndez, de New Jersey; y los republicanos John McCain, de Arizona; Lindsay Graham, de Carolina del Sur; Jeff Flake, de Arizona; y Marco Rubio, de Florida.

Al ejercer el derecho de palabra justo después de Schumer, el republicano por Texas Ted Cruz advirtió que el proyecto de ley tal como está redactado “no será aprobado en la cámara baja. Y si llegara a convertirse en ley, no resolverá el problema de inmigración ilegal, lo exacerbará”.

“La conducta de la Casa Blanca y de los senadores demócratas que adelantan este proceso sugiere que están más interesados en encontrar un tema de campaña para 2014 y 2016 que en arreglar el sistema migratorio”.
El senador de ascendencia cubana dijo que: “De todos los elementos de este proyecto de ley, la opción a la naturalización (para los inmigrantes sin papeles) es el más divisivo. Ese es el tema en que la Casa Blanca y los senadores demócratas, al insistir en eso, destinan el proyecto de ley a ser rechazado”.

Al dirigirse a congresistas horas antes durante un discurso pronunciado en la Casa Blanca, Obama indicó que “no hay ninguna razón de peso para acudir a tecnicismos burocráticos o al obstruccionismo para bloquear la mejor oportunidad que hemos tenido en años”.

 Leave a Reply

(required)

(required)