Aug 062013
 

Alex Rodríguez afirmó sentirse decepcionado con el castigo que le impuso ayer el Beisbol de las Grandes Ligas (MLB) y señaló que apelará la sanción, sin dejar de pelear contra ello.

Rodríguez dijo, una vez que conoció la sanction: “Me siento muy decepcionado con el castigo y me propongo apelar y a pelear contra todo esto. Tengo muchos deseos de salir a jugar esta noche al lado de mis compañeros ante Medias Blancas de Chicago”.

Sobre el castigo recibido de 211 juegos de suspensión, Alex Rodríguez indicó que apelará esa determinación, ya que está seguro de que mucha gente de la MLB y del propio club del Bronx, quiere impedir que vuelva a jugar: “Hay mucha gente que estaría beneficiada si yo no vuelvo a jugar y no me refiero a mis compañeros de equipo y mucho menos a los aficionados de los Yanquis”.

Dijo estar muy preocupado por todo el entorno y por lo que sucede detrás de este asunto y más, al saber que existen muchas personas que inventan formas creativas para cancelar su contrato vigente con Yankees.

Alex dijo que: “Estoy preocupado con todo esto, con lo que pasa detrás de este asunto y por las formas creativas que encuentra la gente para cancelar tu contrato”.

Los Yankees adeuda todavía a A-Rod, 8.5 millones de dólares del sueldo de 28 millones correspondiente a esta temporada 2013. El tercera base firmó un contrato de cuatro años por 86 millones de dólares.

Las Grandes Ligas señalaron que el castigo para Rodríguez, fue el más severo, ya que el toletero tiene antecedentes “de uso y posesión de numerosas formas de sustancias estimulantes prohibidas, incluidas testosterona y la hormona del crecimiento humano, a lo largo de varios años”.

Además, Alex Rodríguez intentó encubrir tales violaciones al Programa Antidopaje que tiene el beisbol de las Grandes Ligas, al incurrir en una conducta negativa que buscaba obstaculizar y frustrar la investigación respectiva de su caso.

Alex podría negociar un castigo más corto si renuncia a presentar demandas y a llevar su caso con un árbitro especializado. Si la apelación se rechaza, el beisbolista podría acudir a otras instancias y así, prolongar la entrada en vigor de su castigo, por lo menos hasta la campaña del 2015.

 Leave a Reply

(required)

(required)